lunes, 2 de agosto de 2010

No soy original

El otro día me dijo un amigo que vieron a alguien que era igualito a mi, que pensaron que era yo pero al acercarse vieron que realmente no era yo. Desde entonces tengo la certeza de que no soy original en nada, ni siquiera de mi mismo. Llego a la conclusión de que la única manera en que podemos parecer originales es inventándonos en todo, o mezclando cosas a diestra y siniestra. Para ejemplificar esto, pensemos en la literatura, en la poesía específicamente, lo que me lleva a un comentario en un post anterior. Ya viendolo objetivamente el tipo tiene razón, ese fue un poema escrito ya hace mucho, pero bajo las influencias bukovskianas y tal vez algo de Jaime Sabines. Como la poesía no es mi oficio, no suelo trabajar los poemas al límite de una joya literaria, tal vez esto sea algo pusilánime, pero no es mi afán. Puede ser que la originalidad llegue a través de las enseñanzas no sólo de dos o tres poetas sino de muchos más.