viernes, 12 de junio de 2009

Crónicas defectuosas...

De lo que tal vez algún día será un libro "Crónicas defectuosas".

Siempre es lo mismo, cuatro paredes y esta vez sin ventanas. Mejor, aquí no hay nada que ver, mejor no ver esta ciudad inundada de fantasmas.
Qué es lo que quiero, qué es lo que deseo. Nada, todo perece, todo fallece. Y ahora, otra vez en la disyuntiva de caminos que se separan irremediablemente. Soy un Alicia en el país de las desgracias, en el país de la inmundicia. Cómo ver más allá de uno mismo, con una espada tal vez, con un arma destructora que lo limpie todo absolutamente dejando el silencio.
Un silencio que los olvidados resguarden en sus chozas cuidando que no se les escape, que alimenten con más silencio rescatado de los escombros, de los muertos. Silencio para mitigar el hambre. Silencio, oh hermosa panacea para los pordioseros. Sacan sus migajas y comen a tientas, las escoden de los otros ciegos egoístamente. Qué es lo que quiero, lo he olvidado. Ahora solo veo niños buscando en la basura junto a una catedral o sagrario. Buscando una letra para acomodar el instante y pasarlo sin perecer en el intento.

Tengo ahora un diccionario en mi mano derecha y voy por ahí, predicando la letra como una nueva religión. Doy esperanza a los pobres diciendo que del otro lado del cerco hay papas podridas, algunas buenas, para comer. Que aún no estamos perdidos, que un dios misericordioso se acuerda de nosotros allá en el congreso constituyente, que sólo hay que procurar la mejor ofrenda posible para caerle en gracia y promueva que sobrevivamos.
Denuncio la existencia de falsos profetas, que igualmente con la letra en una mano y un arma en la otra ofrecen el paraíso. Van sobre autos lujosos que ya no se producen diciendo que son dios, con sus seguidores a rastras pidiéndoles solo una mirada. Pero yo les digo que no hay mejor maná que papas podridas o cebollas para comer. Y que el ejército de esa deidad constituyente nos protegerá del mal que sobrevenga. Pero no he tenido suerte, nuevos dioses han surgido, nuevas tribus se han levantado anunciando mensajes paganos regalando latas de coca cola. Dioses antiguos han resucitado de las piedras.

No hay comentarios: